noviembre 27, 2022

BitCuco

¡Hola Mundo!

Bitcoin ya se encuentra a medio camino de su próximo halving

bitcoin proximo halving

Mientras que la expansión de su masa es una característica ineludible del dinero fiduciario que todos llevamos en nuestros bolsillos o vemos reflejados en los balances de nuestras cuentas corrientes cuando consultamos el estado de las mismas, en el caso de algunas criptomonedas como bitcoin ocurre todo lo contrario, no sólo tienen una masa total finita y predefinida en 21 millones, sino que de forma regular la emisión se contrae hasta la mitad de forma automática mediante el procedimiento del halving, un evento que no está bajo el control de ninguna autoridad central y que ocurre casi cada cuatro años exactos.

La mitad de recompensa cada cuatro años

Cuando se acerca la fecha del halving, ese evento tiende a copar los titulares sobre bitcoin, y no es para menos, ya que cada vez que se ha producido, el par BTC/USD, y por supuesto el resto de pares en los cuales bitcoin es el activo base, ha marcado nuevos máximos históricos, aunque la serie de halvings hasta la fecha es muy corta y por supuesto no debe ser el único indicador en el que se base un inversor a la hora de adoptar una posición u otra con respecto a bitcoin. Fue tras el halving de mayo del 2020 cuando bitcoin alcanzó su último máximo, que le llevó a superar los 67.000 dólares antes de su posterior corrección que le llevó a cotizar por debajo de la mitad de dicha cifra.

El halving previsto para el 2024 llevará a que la recompensa de la prueba de trabajo que obtengan los mineros sea de 3,125 bitcoins por bloque, que será más o menos atractiva dependiendo del precio que tenga por esas fechas e incluso dependiendo del precio que se espere que alcance, lo cual todo sea dicho es muy difícil de predecir, no en vano los alcistas esperaban que para estas fechas bitcoin ya hubiese alcanzado los 100.000 dólares, algo que obviamente no ha ocurrido.

Este mecanismo está pensado para evitar la inflación en esta criptomoneda, a la vez que implica que no se terminen de minar todos los bitcoins posibles hasta el siglo que viene, dado que a pesar de que se ha minado la inmensa mayoría de los bitcoins posibles, la reducción de recompensa a la mitad de forma periódica implica que los relativamente pocos bitcoins que quedan se liberen al mercado de forma mucho más lenta, aunque aún está por ver que se mantenga la tendencia de marcar un nuevo máximo tras cada halving, si para entonces ya habrán aparecido opciones más interesante o incluso si los más críticos tienen razón y las criptomonedas no terminan de cuajar, no en balde hasta la fecha pocos han sido los activos que, como el oro, han superado la prueba del tiempo.

La montaña rusa de la cotización de bitcoin

Invertir en bitcoin no tiene por qué significar sinónimo de éxito, si bien es cierto que un inversor de los primeros años que hubiese retenido su inversión hasta la actualidad, en la que cotiza sobre los 20.000 dólares, obtendría unos rendimientos espectaculares, quién hubiese invertido en el pico o cerca de él tendría grandes pérdidas si se viera en la necesidad de vender, lo que implica que de momento sólo se puede utilizar dinero que se pueda perder e incluso mantener una posición en bitcoin pequeña respecto al resto de la cartera de inversiones, lo cual es extensible a muchos otros activos incluidas las acciones de las tecnológicas, ya que por ejemplo la acción de Amazon ha perdido prácticamente un tercio de su valor máximo, y las acciones de Meta están cerca de haber perdido la mitad de su cotización más alta.

Aunque se pueden escuchar las opiniones de los analistas, al invertir en bitcoin se deben tomar decisiones propias, al fin y al cabo el beneficiado o perjudicado será el propio inversor, y si bien nadie quiere verse en la situación de aquellos que se desprendieron de sus bitcoins por un precio irrisorio, igual de mala o peor es la situación de aquellos se ven atrapados en un criptoinvierno si sus finanzas no son capaces de asumir el golpe, por ejemplo porque se endeudaron para comprar.